Que comen los cotorros

Los loros malgastan la comida. Esto es un hecho bien conocido por aquellos que tienen un pájaro tropical en sus vidas. Da igual si se les alimenta con verduras, semillas o cualquier manjar digno de un ave del paraíso, los loros tiran la comida al suelo. Según un nuevo estudio publicado en Scientific Reports, los loros salvajes también malgastan comida. Este comportamiento es extraño en el mundo animal, ya que la mayoría de especies aprovechan bien todo alimento que puedan conseguir para asegurar su supervivencia. Averiguar por qué los loros desperdician comida es importante para conocer en profundidad a las distintas especies y, además, porque su hábito despilfarrador podría tener una gran influencia en sus ecosistemas.

En el estudio, el equipo liderado por la investigadora del Área de Ecología de la UMH Esther Sebastián González se preguntaba si el malgasto de comida es generalizado para todas las especies de loros, si es accidental o intencionado y si el desperdicio de los loros beneficia a otras especies.

¿Por qué los loros malgastan la comida?

Como cualquier otro ser vivo, los loros cumplen una función ecológica. Lo que ellos hacen (o no hacen) influye en el ciclo vital del resto de las especies que les rodean. Esta perspectiva ecológica es la que podría explicar el comportamiento de las aves. El hecho de que los loros descarten comida podría facilitar la adquisición de alimento a otras especies y, además, esparcir semillas que renuevan la vegetación del entorno.

Según el estudio de Sebastián González, 86 especies animales se benefician de la comida que los loros descartan y 27 de estas especies actúan como dispersores secundarios de semillas. Otros pájaros, mamíferos, reptiles , peces y hormigas reciben la comida que los loros descartan de las copas de los árboles. Algunos de sus agradecidos vecinos llegan a desplazar las simientes a más de cien metros. Esto puede ser muy beneficioso para las plantas, cuyo germen se extiende más allá de lo que podría con la simple caída del fruto.

Como el papel de las abejas en la polinización, existen muchos ejemplos de interacciones planta-animal mutualistas donde ambas especies salen beneficiadas. Este parece ser el caso de los loros y la vegetación. La investigadora Esther Sebastián cree que los loros podrían descartar comida intencionalmente porque, de alguna manera, saben que así tendrán mejores “cosechas” en el futuro. De la misma forma que cuando cultivamos manzanas podemos retirar los frutos más pequeños para favorecer el crecimiento del resto de la cosecha, los loros arrancan y descartan algunos frutos porque esto permitirá a la planta dedicar más recursos a las frutas restantes. Anque los investigadores insisten en la necesidad de nuevos estudios para confirmar esta hipótesis.

El equipo de investigadores estudió 35 lugares en 17 países, a lo largo de 5 continentes. Las 103 especies de loros estudiadas malgastaban principalmente frutas y semillas, independientemente de si eran especies autóctonas o introducidas en el hábitat. Además, estudiaron el comportamiento en cautividad de algunas de las especies. El desperdicio medio de las aves en cautividad era del 21%, mientras que en libertad, los loros malgastaban el 12% de las frutas y el 15% de las semillas que recogían de los árboles. Algunos llegaban a descartar casi el 80% de las semillas.

READ  Dibujos de historia

Figure 1 La extensión espacial, temporal, tipológica y taxonómica del desperdicio de alimentos por parte de los loros: Espacial: cada círculo muestra un área estudiada. Los círculos azules representan áreas donde los loros son especies exóticas, mientras que los círculos rojos son áreas incluidas en su distribución nativa. Temporal: el gráfico muestra el número total de observaciones de desechos por mes por todas las especies de loros (verde claro) y, específicamente, por Psittacula kramerii (verde oscuro). Tipológico: Número de observaciones para diferentes partes de plantas desperdiciadas por loros. Otros incluyen invertebrados, tallos, brotes, resina y corteza de árbol. Taxonómico: Número de especies de aves encontradas que desperdician alimentos y especies de plantas involucradas.

Fotografías: Poicephalus meyerii (izquierda) desperdiciando frutos y semillas de Terminalia sericea (derecha), fotografías de J.L. Tella. Autores de los íconos: Georgiana Ionescu (fruta), Shawn Erdely (semilla), Mansion @ design (flor), Noël Rasendrason (ramita), Myly (irse) y Lisa Staudinger (asterisco), todos de thenounproject.com.

Fuente: https://www.nature.com/articles/s41598-019-51430-3/figures/1

Los investigadores no han encontrado relación entre la cantidad de comida desperdiciada y la escala evolutiva de los loros. Tampoco tiene que ver con el tamaño del ave, la disponibilidad de comida o la cantidad de competidores a su alrededor. Sí se ha demostrado que la cantidad de comida que desperdician varía según la época. Durante la época de reproducción desperdician menos comida. También, tienden a descartar más comida de plantas exóticas (no comunes en su hábitat) o las frutas poco maduras. Otro dato curioso es que la cantidad de frutos con parásitos que descartaron no era muy elevada (menos del 4%), así que la infestación de la comida tampoco parece tener nada que ver con este comportamiento.

¿Qué comen los loros?

Hay 372 especies de loros (aves pertenecientes al orden Psittaciformes) que se distribuyen en tres grandes familias: los loros típicos o papagayos, las cacatúas y los loros de Nueva Zelanda. La mayoría habitan en zonas tropicales y subtropicales. Se alimentan principalmente de semillas, nueces, frutos, brotes y otras materias vegetales. Algunas especies consumen a veces animales y carroña; mientras que otras están especializadas en comer néctar, polen y fruta blanda.

Los loros pueden comer:

  • Fruta: manzana, plátano, cítricos, uvas, mango, papaya, fruta de pasión, granada, melocotón y melón.
  • Verdura: remolacha, pimientos, brócoli, calabaza, zanahorias, col, espinacas, maíz, calabacín, tomates, acelgas, kale y boniato.
  • Nueces: almendra, anacardo, nueces de macadamia, pecán, nueces de brasil, avellanas, cacahuete, pistacho. Todas ellas, al natural.
  • Variedades salvajes: hierba gallinera, diente de león, cerraja, zarzamora, endrina, espino, plátano macho y cenizo.

No deben comer:

  • Galletas saladas o pan, aguacate, ruibarbo, cebollas, ajo, setas, espárrago, berenjena o chocolate.
  • En general, se debe evitar alimentarlos con comidas saladas, azucaradas, fritas o con contenido en teína, cafeína o alcohol.

Las mezclas comerciales de alimento para loros incluyen distintas concentraciones de maíz molido, harina de soja, trigo, azúcar, aceite vegetal (conservado con tocoferoles), frutas, sal yodada, DL-metionina, cloruro de colina, monohidrocloruro de L-lisina, diferentes vitaminas (E, K, A, D3), y colorantes.

Para los cuidadores de loros, es importante saber que estas aves van a desperdiciar comida y no por ello tienen que cambiar a una “mejor marca” o suplementar la dieta, más allá de lo recomendado por los veterinarios. Siempre es buena idea informarse desde fuentes fiables sobre cómo alimentar a las distintas especies de aves.

¿Los loros son inteligentes?

Algunos estudios afirman que los loros pueden resolver problemas, comunicar sus deseos, contar, sumar, restar e incluso entender el concepto de “cero”). Pueden utilizar herramientas y su capacidad cognitiva se compara con la de los cuervos e incluso algunos primates.

¿Hay más especies animales que malgasten comida?

Hay estudios que demuestran que algunas especies de monos descartan casi dos tercios de las semillas que recogen. No obstante, lo habitual es que un animal vaya consumiendo distintos alimentos disponibles para no agotar ninguna fuente. Este comportamiento se observa tanto en herbívoros como en carnívoros predatorios. El hecho de que un animal malgaste comida es ilógico, según las teorías clásicas de la Ecología que explican la optimización de la recogida de alimentos en la naturaleza. Hasta el momento, la comunidad científica no está de acuerdo en una explicación para el comportamiento pródigo de los loros. Según algunos estudios, esta peculiaridad es simplemente accidental. En estos trabajos se argumenta que los loros malgastan comida porque se les cae, en particular si se trata de un fruto grande o de alguna especie menos conocida para ellos.

READ  Ejemplos de predicado

Otra especie muy extendida en el planeta y que desperdicia hasta 1,3 billones de toneladas de comida cada año es el Homo sapiens. Esta cifra no hace referencia a la comida “perdida” en las etapas de producción, como la cosecha, el almacenaje y el transporte, sino a la cantidad de alimentos que están disponibles para el consumo humano pero acaban en un vertedero. Este derroche, también ilógico, se explica desde la cultura de consumo que espera de los supermercados que estén permanentemente llenos a rebosar y presenten productos de aspecto reciente, además de que la mayoría de consumidores no entiende el etiquetado de los alimentos y descarta comida sin deber.

(111691 lecturas totales, 38 lecturas hoy)

Qué comen los loros

Son una de las aves preferidas entre los amantes de los pájaros exóticos, tanto por su inteligencia como por su extrema belleza. Aunque podamos pensar que son complicados de cuidar, nada más lejos de la realidad. Sin embargo y de entre todas sus necesidades, sí es crucial saber qué comen los loros. Es, precisamente, la alimentación la clave tanto para su salud físico como de buena parte de su bienestar emocional.

A pesar de que son animales habituales en nuestras casas desde hace décadas, hay un gran desconocimiento popular en torno a qué comen los loros. A priori, pensamos que todos comen pipas y que no necesitan más. Sin embargo, es fundamental saber que la alimentación de aves debe responder a las necesidades de cada especie en particular. Y, aunque pensemos que todos los loros son iguales, la realidad es bien distinta. Cada especie tiene sus propias necesidades en función, incluso, de su lugar de origen.

Por la importancia en su salud, merece la pena informarse a fondo de qué necesita nuestro animal. Una manera de brindarle una dieta equilibrada y completa que le permita vivir plenamente .

POR QUÉ ES CRUCIAL SABER QUÉ COMEN LOS LOROS

Hacer que nuestro loro esté bien alimentado no es complicado pero sí requiere conocer a fondo cómo debe ser su dieta. Algo que no debemos pasar por alto ya que tiene un impacto directo en su salud. Alimentar de forma incorrecta a nuestro animal, ya sea por no ofrecerle variedad de alimentos como porque éstos sean pobres en nutrientes, puede provocar un buen número de dolencias. Unas enfermedades que veremos, sobre todo, reflejadas en su pico y en su plumaje; y que nos obligarán a tomar medidas tales como acudir lo antes posible a nuestro veterinario de exóticos.

Cómo influye la alimentación en los loros

Pero no solo en su cuerpo repercutirá una mala alimentación. Como decíamos antes, qué comen los loros también influye notablemente en su carácter y en su comportamiento. Un loro bien alimentado tendrá mejor carácter, más vitalidad e, incluso, alargará su vida y le permitirá disfrutar de ella. Es más: una dieta completa es clave si nos planteamos cómo enseñar a hablar a un loro.

Además de esto, tengamos algo en claro. Como sucede con el resto de especies animales con los que compartimos nuestra vida, la alimentación de un loro debe adaptarse a su edad. Alimentar a un loro adulto como alimentaríamos a uno bebé o viceversa puede acarrearle problemas de salud.

Y por último, un detalle más. En cautividad, los loros tienen tendencia a comer más de lo que necesitan. Como sucede con los perros obesos, el exceso de peso en los loros también les pasa factura. Por ello, es fundamental controlar el consumo de frutos secos que son sumamente ricos en calorías.

CÓMO DEBE SER LA DIETA DE LOS LOROS

Aunque, como decíamos, es importante conocer la necesidades específicas; en líneas generales qué comen los loros se rige por una estructura bien definida. La dieta de estas aves en cautividad emula la que comerían en estado natural en las zonas tropicales de las que son originarios. Por ello y lejos del prejuicio de que solo comen pipas, para que la comida de nuestra ave sea equilibrada tendrá que contemplar distintos tipos de alimentos.

READ  Ton 618

Añadido, tengamos algo más en cuenta. Los loros, en su amplia mayoría e independientemente de su tamaño, son animales omnívoros. Si bien es cierto que el grueso de su alimentación se fundamenta en nutrientes de origen vegetal, no perdamos de vista que también comen insectos entre otros invertebrados. Un detalle que nos da una pista sobre un tema importante: incluir proteína de origen animal en su alimentación no es ninguna locura.

Al margen de esto, veamos qué deben comer los loros y en qué proporción:

1. El pienso, la base de qué comen los loros

Son la base de la alimentación de este tipo de aves en casa. El pienso para loros supone el 50% de su dieta pero, a pesar de su composición, no puede suponer el completo de la misma. Este tipo de preparados cuentan con semillas y cereales fundamentalmente además de otros nutrientes ricos en vitaminas y minerales.

En líneas generales, la mayoría de los loros eligen de entre el pienso aquello que les gusta, y suelen tirar el resto. Por ello, no está de más observar cuáles son los gustos de nuestro animal hasta encontrar el pienso más adecuado para él.

2. La fruta, un alimento fundamental para su salud

En la naturaleza y dado los hábitats de los que son originarios, los loros consumen fruta diariamente. En cautividad, este alimento no debe superar el 20% del total de su dieta. Fresa, sandía, manzana, melocotón o albaricoque son algunas de las frutas que podemos contemplar para su alimentación de forma regular. Otras, como el plátano o el melón, deben ser menos frecuentes no superando nunca las tres ingestas a la semana.

Tan importante como elegir bien las frutas que le daremos y comprobar que no son tóxicas, es fundamental alternarlas. Los loros comen mejor cuando no hay nada rutinario en su dieta.

La fruta, importante en qué comen los loros

3. La verdura, otro imprescindible en su dieta

Vitales. Deben suponer el mismo porcentaje que las frutas, y siguen esa misma pauta de alternarlas para evitar que se aburran. En esta categoría podemos ofrecerles verduras de hoja verde, espinaca, acelgas, calabaza y zanahorias.

4. Las legumbres, un pequeño placer que suele encantarles

Son los grandes desconocidos en lo que respecta a qué comen los loros pero, curiosamente, les resultan bocados simplemente deliciosos. Garbanzos, lentejas o alubias negras cocidos son ideales para ellos; pero también podemos plantearnos otra opción. Nada como saber cómo hacer germinado caseros de estas legumbres y ofrecérselas. ¡Disfrutará de lo lindo!

5. Otros alimentos que podemos incorporar

¡Vamos con otras propuestas que se salen de lo habitual! Y es que el arroz, el queso fresco, la pasta o el huevo serán bocados que, ocasionalmente, podemos incluir en su dieta. Y decimos ocasionalmente porque debemos considerarlos auténticas golosinas para ellos, y por su salud no conviene abusar de ellos.

CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN PARA LOROS

Tan importante como saber qué comen los loros es tener en cuenta algunos tips fundamentales para su dieta y su salud.

  • Retira frutas y verduras cada día de su jaula: al ser perecederos, ambos tipos de alimentos pueden ser un foco de infección para él
  • Mantén siempre limpia y fresca el agua de su bebedero
  • Antes de darle un alimento, comprueba si puede comerlo: fundamental. Hay una serie de alimentos, como el aguacate o el ajo, que son tóxicos para los loros. Mejor ser prudentes antes de administrárselo
  • No abuses de las semillas: por más que le gusten, no son recomendables. Aunque sea lo que más les gusta, son ricos en calorías

Y ahora que sabes qué comen los loros ¿el tuyo está bien alimentado?

You May Also Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *